miércoles, 21 de mayo de 2008

anonimo...

es bueno...te lleva a recrear imagenes

sin titulo

Nunca viviste en casa, pero siempre anduviste cerca, te paseabas por sus calles mientras mi casa anhelaba tu calor.
Hoy tocaste su esquina con tus rugosas mas mojadas de pasión, y ahora, fulgurante, solo espera que toques su puerta, para que cuando sean abiertas para ti encuentres en el tacto de tu lengua la textura de sus muebles; la textura del li que los recubre y la dureza del mármol que los protege. Y así, cuando decida mudar los aires, lisiados por la oscuridad permanente, de mi hogar; salir desenfrenado en tu búsqueda y encontrar el sabor religioso de una hija prodiga… todo este al alcance de cruzar tus labios y ser bienvenido en casa.