lunes, 23 de febrero de 2009

MADAME BOVARY

DE GUSTAVO FLAUBERT...







(…) usted se asienta en mi alma, como una virgen en su trono, en un lugar elevadísimo, solido e inmaculado. ¡Pero yo la necesito a usted para vivir!
¡Necesito sus ojos, su voz, su pensamiento!
¡Sea usted mi amiga, mi hermana, mi ángel tutelar! (…)

*fragmento*



No hay comentarios: