lunes, 31 de octubre de 2011

Voto Sin Marcar.





Cosa curiosa ocurrió durante las elecciones que se llevaron a cabo el pasado Domingo. Dentro de todos los preparativos y la parafernalia dispuesta para tal evento, quedó al margen una señal muy precisa de un inconformismo por parte de los electores respecto al trabajo de las administraciones pasadas. Tal signo está representado en la cantidad de votos no marcados, que fueron saliendo durante los escrutinios en las mesas de votación.
 
De acuerdo. Puede que no haya sido un caso general, pero por lo que pude escuchar lo fue. En las mesas que observe, el asunto de estos votos que echaron en las urnas sin marcar ninguna de las opciones fue una constante. Sin embargo, queda claro que para la Registraduría Nacional este tipo de casos son poco comunes, y lo digo por la cantidad mínima – casi ridícula- de stikers dispuestos para señalar este tipo de votos, que entre otras cosas, se vuelven un arma de doble filo. Por un lado, a mi modo de ver, muestran un desinterés y a la vez una desilusión con el cargo de alcalde en nuestra ciudad. Cosa que no sería descabellada. Por el otro lado, como me hizo ver una de las testigos de mesa, se pueden transformar en votos en favor de alguien ¡Así es! No sería extraño que pasaran de ser votos no marcados a votos con una intención clara por algún candidato de una manera misteriosa.
 
Lo cierto, es que no había un plan de contingencia para ésta situación. Cuando descubren la cantidad de votos no marcados, a los encargados de resolver este tipo de inconvenientes, los atacó el pánico y hasta se pusieron groseros (por lo que se puede suponer, que era un caso presente en toda la ciudad). Y la solución no fue mucho mejor: hacer rollitos con el total de votos en esas condiciones y una vez listos, colocarle el stiker de “Voto no Marcado” al mismo. Pero aquella malicia indígena hizo aparecer la duda acerca de cómo garantizar que los votos no serían alterados con una seguridad tan pobre. ¿Acaso no hay conocimiento de tantos casos de corrupción al interior de las instituciones del estado? ¿No han votado hasta los difuntos? En Colombia y en Bolívar, nunca se sabe.
 
Ahora, lo que resultaría interesante sería conocer cuántos fueron los votos no marcados. La cantidad exacta, porque la deben tener pero no la dicen. Tal vez, esa cifra nos dé una idea de cuantas personas prefieren dejar el futuro de la ciudad y el departamento en manos de otros. O, cuántos desconfían del sistema mismo, que ni siquiera se tomaron la molestia de marcar su voto. ¿Será entonces, que nos estamos volviendo en una ciudad sin esperanza?
 
La lección queda. Y para las próximas elecciones, no hay que suponer conocer la dinámica de los votantes. En asuntos de política, nada está dicho. Cualquier cosa puede ocurrir y estas elecciones 2011 son ejemplo de ello. Ahora, en el panorama, la opción de los votos no marcados se vuelve otra de las salidas a la hora de sufragar. Sobre todo, cuando hasta el voto en blanco pierde fuerza y prestigio en ésta Democracia (?).

Por: Márquez.

lunes, 10 de octubre de 2011

Jesús Super-Star.


Siempre me ha dado un poco de pesar Jesucristo. Él no tiene la culpa de todo eso de lo que lo acusan. ¡Que convirtió el agua en vino! ¡Que camino sobre las aguas! ¿Y? ¿Acaso no vieron X-Men? Siempre nos han fascinado los efectos especiales y la biblia no fue la excepción. Que mejor forma de sorprender a la gente, que dándole súper poderes a un joven como él.

Storm domina el clima y Wolverine tiene garras, se auto-sana y posee un buen olfato, pero ninguno ha logrado la fama de Jesús. Y eso que él sólo multiplicaba peces y levantaba muertos. Sin embargo, el pobre muchacho, que ya no lo es tanto, tuvo la mala suerte de ser la cara publicitaria de una Institución llamada Iglesia. Y ahora, le toca cargar con la vergüenza de tantos desmanes que han llevado a cabo los representantes de Dios en la tierra.

A mí que no me vengan con cuentos. Porque está claro que Jesús hace mucho renuncio a ser el rostro de la campaña. Y ahora ponen en su lugar a un modelo más blanco, de ojos más claros y de dientes perfectos. Y así, todos olvidaron al pobre Jesucristo de las primeras campañas, el de verdad, el que era más bien negrito, con su cabello no tan liso, y con facciones muy marcadas.

Además, le engancharon por padre a Dios… y encima, le tocaba morir al final de la película y luego resucitar. Pero él no quería ser hijo de un señor que es medio caprichoso. Que un día aburrido, creo todo. Y que otro día, como ya él no era el centro de atención, le echo al mundo un aguacero peor que los últimos inviernos en Colombia. Para luego, mandar construir un barco de dimensiones descomunales y meter una pareja de cada especie y a la familia de Noé.

Sí. Jesús ha sido marginado, y ni a Michael Jackson los estigmatizaron tanto. Se inventaron una fiesta que recuerda su muerte, por lo tanto muere cada año, una y otra vez. Lo crucifican, le chuzan un costado, le ponen la corona de espinas, y encima, lo resucitan. ¿A caso nunca lo dejarán en paz? Debe estar cansado de que nada más lo mencionen cuando ocurren catástrofes sobre naturales, eso sí, siempre pidiéndole milagros.

Yo si preferiría, que ya lo dejaran un poco tranquilo. Que se dediquen a leer sus memorias y a reflexionar sobre ellas. Pero no lo culpen de todos sus actos. Que no le exijan tanto. O sea, solo tiene 33 eternos años. ¿Quién a esa edad, puede con tantas responsabilidades hoy por hoy? Se les olvida que él también se cansaba, que también sintió miedo, y que además bailó en las bodas de canaan. Que me disculpen lo señores creyentes, pero sin duda Jesús merece vacaciones.

Lo único malo, es que si el Papa sigue quedándose con la mejor parte de toda la plata que gana en limosnas, ofrendas, diezmos y demás, nunca alcanzará para que el pobre muchacho haga un viaje corto a Cartagena, se haga un masaje carísimo con las negras de las playas y luego de intentar entrar en alguna discoteca lujosa, sienta el rechazo por no ser tan blanco como se necesita. Que visite el Castillo San Felipe y le cuenten una historia en su mayoría inventada; Y que entre tantas prohibiciones, se anime en un arranque de locura, amor y de borrachera a confesar que entre él y Pedro si hubo algo y que María Magdalena les hacía el cuarto.

Por: Márquez.