sábado, 26 de diciembre de 2009

EXORCISMO





Una vez más, la noche cae sobre esta fría casa
El cuarto en el que siempre me encuentro,
Es una agrupación de cuatro paredes.
Lo único extraordinario en él, es que la oscuridad lo llena por completo.
En ese momento, logro desparecer…
Sigo esperando, en la oscuridad, por una señal que me diga que cumplirás tu promesa…
Pero el reloj, la horas, la cama… se ríen intensamente de mi.
Una vez más, bajo la cabeza… respiro profundo
Dejo de pensar en tantas cosas, dejo de creer en promesas que nunca se cumplirán.
Contengo cada emoción, finjo que todo está bien, enciendo la luz para volver a aparecer.
Tomo una hoja de cuaderno…
Escribo dos frases que podría decir, esas mismas, las que nunca diré.
Luego miro a la nada,
Como si la pared tuviese incrustada alguna respuesta.
He escuchado tantas veces, que los finales se ven venir…
Solo hasta ahora, comprendo el porqué de esa expresión:
Se siente frio, vacio, como si el estomago fuese una bolsa sin final.
Con ambas manos sostuve mi barriga… en una abrazo extraño,
De esos que a pesar de ser fuertes, no son suficientes para detener todo lo que está a punto de salir.
Cerré los ojos, apague la luz, desaparecí… me abracé.
Solo entonces, lo deje salir.
Me reí de mí, de tí, de lo tonto que fuí… de cómo el final me había tocado el hombro.
Para que por fin, pudiese notar, que no existía nada más que hacer.


Márquez.

lunes, 31 de agosto de 2009

NOMADA Y AUSENTE




Una vez más que otra,
Se sintió extrañando a alguien que pensaba había olvidado.
En esos instantes de tiempo, su fluida sonrisa era más notoria,
Pero sus pasos, se hacían más lentos y en los pasillos,
Permitía que los recuerdos invadieran su ser: se volvió nómada.

Pensó una de tantas veces,
Que nada resolvía con huir,
Entonces, dejó que los recuerdos vivieran siempre a su lado,
Sonreía y luego nada…
Hablaba y después nada…
Caminaba entre sombras: se volvió ausente.

por: Márquez

lunes, 23 de febrero de 2009

MADAME BOVARY

DE GUSTAVO FLAUBERT...







(…) usted se asienta en mi alma, como una virgen en su trono, en un lugar elevadísimo, solido e inmaculado. ¡Pero yo la necesito a usted para vivir!
¡Necesito sus ojos, su voz, su pensamiento!
¡Sea usted mi amiga, mi hermana, mi ángel tutelar! (…)

*fragmento*



miércoles, 11 de febrero de 2009

De la imagen y lo que con ella se logra.

" Este es un análisis, requisito en la clase de medios interactivos. Nada de poesia o de otros autores... todo mio".

La imagen es muy importante a la hora de vender. La forma como diseñamos y preparamos la publicidad para nuestros negocios o alguna marca o los mismos avisos con los que pretendemos dar algún mensaje, van directamente relacionados con cuan eficaz podría llegar a ser el mismo y para esto, se necesita de un conjunto total: buena utilización de la fuente (letras), buena ortografía, originalidad y una lógica que en todo sentido, lleve a una misma afirmación: ¡el mensaje esta claro!

En definitiva, cuando de imagen se trata, me refiero a todo medio que cree un imaginario sobre mi persona o sobre lo que hago o represento. Por eso, a la hora de improvisar, como condición mínima, deberíamos tener en cuenta que la forma como se redacta el mensaje impactara de forma negativa o positiva.

Por eso, solo para ilustrar un poco sobre lo que estoy mencionando propongo algo: imaginemos un letrero hecho con cartulina de color y un marcador, puesto a la vista de todos, en el cual, anuncien: SE AREGLA AVANICO. El hecho de haber sido fabricado a partir de elementos sencillos, no significa que tenga poco impacto en quien lo vea, lo que definitivamente desviara la atención del observador será la mala ortografía e incluso la imagen de quien propone el servicio se vera afectada.

El anterior fue solo un ejemplo de muchos, que a diario se ven. Cabe aclara, que las grandes empresas e industrias no están exentas de estos errores, que a la postre no resultan ser más que pequeños deslices de diseñadores, editores o cualquier otra persona encargada de estos asunto.

En conclusión, la imagen como arma publicitaria es una espada de doble filo. Utilizada de forma optima, lograra su objetivo en buena forma, si no, el objetivo se tergiversa y el mensaje pierde su potencia.

sábado, 31 de enero de 2009

CIEN AÑOS DE SOLEDAD fragmento

de un buen libro...

Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo era entonces una aldea de veinte casas de barro y cañabrava construidas a la orilla de un río de aguas diáfanas que se precipitaban por un lecho de piedras pulidas, blancas y enormes como huevos prehistóricos. El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo. Todos los años, por el mes de marzo, una familia de gitanos desarrapados plantaba su carpa cerca de la aldea y con un grande alboroto de pitos y timbales daban a conocer los nuevos inventos. Primero llevaron el imán. Un gitano corpulento, de barba montaraz y manos de gorrión, que se presentó con el nombre de Melquíades, hizo una truculenta demostración pública de lo que él mismo llamaba la octava maravilla de los sabios alquimistas de Macedonia.