lunes, 23 de febrero de 2009

MADAME BOVARY

DE GUSTAVO FLAUBERT...







(…) usted se asienta en mi alma, como una virgen en su trono, en un lugar elevadísimo, solido e inmaculado. ¡Pero yo la necesito a usted para vivir!
¡Necesito sus ojos, su voz, su pensamiento!
¡Sea usted mi amiga, mi hermana, mi ángel tutelar! (…)

*fragmento*



miércoles, 11 de febrero de 2009

De la imagen y lo que con ella se logra.

" Este es un análisis, requisito en la clase de medios interactivos. Nada de poesia o de otros autores... todo mio".

La imagen es muy importante a la hora de vender. La forma como diseñamos y preparamos la publicidad para nuestros negocios o alguna marca o los mismos avisos con los que pretendemos dar algún mensaje, van directamente relacionados con cuan eficaz podría llegar a ser el mismo y para esto, se necesita de un conjunto total: buena utilización de la fuente (letras), buena ortografía, originalidad y una lógica que en todo sentido, lleve a una misma afirmación: ¡el mensaje esta claro!

En definitiva, cuando de imagen se trata, me refiero a todo medio que cree un imaginario sobre mi persona o sobre lo que hago o represento. Por eso, a la hora de improvisar, como condición mínima, deberíamos tener en cuenta que la forma como se redacta el mensaje impactara de forma negativa o positiva.

Por eso, solo para ilustrar un poco sobre lo que estoy mencionando propongo algo: imaginemos un letrero hecho con cartulina de color y un marcador, puesto a la vista de todos, en el cual, anuncien: SE AREGLA AVANICO. El hecho de haber sido fabricado a partir de elementos sencillos, no significa que tenga poco impacto en quien lo vea, lo que definitivamente desviara la atención del observador será la mala ortografía e incluso la imagen de quien propone el servicio se vera afectada.

El anterior fue solo un ejemplo de muchos, que a diario se ven. Cabe aclara, que las grandes empresas e industrias no están exentas de estos errores, que a la postre no resultan ser más que pequeños deslices de diseñadores, editores o cualquier otra persona encargada de estos asunto.

En conclusión, la imagen como arma publicitaria es una espada de doble filo. Utilizada de forma optima, lograra su objetivo en buena forma, si no, el objetivo se tergiversa y el mensaje pierde su potencia.