miércoles, 5 de septiembre de 2012

Mi Barrio en Sepia.



Las calles pavimentadas son testigos del desarrollo que nos inventaron. Las recuerdo de barro y encharcadas. Recuerdos mis zapatos embarrados y las caminatas. La vecina siempre dejando entrar a extraños a su casa, con la puerta cerrada empezaba la opereta que alegraba la cuadra. Nos mintieron cuando dijeron que la solución tenía un rostro, el de un tipo bigotudo que estaba en todos los postes. Hoy la vecina sale con el bigotudo y el hambre sigue burlona es las esquinas. La casa se nos está cayendo. El desarrollo nos llegó en forma de recibos de luz comunitario. Lo único bueno, es que los pies ya no se nos llenan de barro. 


Por: JulioCesar

2 comentarios:

Quimera dijo...

Cualquier barrio de Cartagena. Saludos.

LEOSAURIO dijo...

Así fue.